domingo, 11 de noviembre de 2012

¡Hola mundo! ¡Muy pequeño el mundo es, muy pequeño es!

"Nunca pude convencer a los financistas que Disneyland era viable, 
porque los sueños tienen poca garantía"
 (Walt Disney) 



Hola, me llamo Nando, Fersitu como nombre de guerra en blogger. Desde que soy pequeño me ha encantado el mundo de los parques Disney, seguramente influenciado por las mañanas en que el Club Disney mandaba a sus presentadores primero al otro charco del océano y después, a partir de 1992, los hacía viajar a Disneyland Paris. La combinación de elementos que van más allá que una atracción es algo que me fascina de todo ese engranaje que tiene.



Cuando uno habla sobre el mundo de los parques Disney, ante gente no iniciada en el tema, suelen salir varias preguntas rápidamente a la luz:

1) ¿No eres muy mayor para esas cosas?
2) Aja, ¿así que te gusta los cacharritos?
3) ¡Ohh yo quiero una foto con Mickey Mouse!

Y estas son las respuestas:

1) Si, soy muy mayor para estas cosas... Eh... No... Ahora te cuento.
2) Si, me encantan los cacharritos, pero no los de la feria que salen en los vídeos de Camela, donde también suenan sus canciones
3) Mira que yo soy más de Goofy o Stitch ¡Nos vamos a los estereotipos!

Venga, va, fuera de bromas, cuando a alguien le hablas sobre los parques Disney no acaba de entender que es lo que te fascina de todo ello le voy a dar un decálogo donde creo que se puede comenzar a entender lo que nos motiva a todos aquellos que nos gusta este mundillo:


Adventureland, donde cada esquina esconde algún misterio

1. Paisajes: entrar en un parque es entrar en una especie de mundo alternativo donde todo tiene un motivo, un sentido, el skyline suele ser cuasi perfecto para que al entrar en una de las zonas temáticas u hoteles te de una impresión determinada. Árboles, palmeras y todo se encuentra en una armonía estética.

2. Música: el mundo Disney es tan pop, sus canciones muchas veces podrían ser jingles publicitarios o canciones para bailar en una discoteca, o también para la radiofórmula. El audio es igual de importante que la parte visual, teniendo el mismo mimo y lo último en tecnología para atracciones y desfiles creado por los Walt Disney Imagineers.

Space Mountain: Mission 2, lanzamiento a toda velocidad en busca de la supernova

3. Arquitectura: los edificios de los parques son pequeñas obras de arquitectura, quien dice pequeñas a veces grandes. Las entradas a los reinos mágicos se convierten en calles americanas de finales del siglo XIX, podemos encontrar recreaciones del Caribe, mientras que si nos vamos a parques cinematográficos nos veremos grandiosos hoteles abandonados del pasado, o recreaciones de las calles de Hollywood entre otras.

4. Variedad: Cada uno de los mundos, de los lugares tiene multitud de estilos, para los más pequeños de la casa, para toda la familia, para los chavalotes y para los más mayores. Juegan bien las bazas para que público de todas las edades puedan disfrutar de sus instalaciones.

Pirates of the Caribbean, la atracción dónde no dejaras de cantar: yo ho, yo ho, a pirate's life for me

5. Tematización: Es otra de las características, cada lugar es un pequeño fragmento de un lugar del mundo, del real o el imaginario, que consigue transportarnos a haya donde ellos deseen. No es importante sólo la atracción, restaurante o tienda sino el envoltorio en el cual viene todo recubierto.

6. Película: los creadores de Disneyland, tal y como aparece en un reportaje en los extras de la peli La Mansión Encantada, eran realizadores de cine. Eso es algo que creo que ha dejado una huella en a lo largo de los años, y en las siguientes generaciones de Imagineers, de ahí que cada atracción es como meterse en una película con su inicio, nudo y desenlace. Por suerte todas tienen un final feliz: en ninguna mueres. Gracias al Dios Walt Disney.

Goofy se está poniendo fino en uno de los restaurantes del Disneyland Hotel de Disneyland Paris 

7. Espíritu infantil: Entrar en los reinos mágicos es querer correr, saltar y montar en todo cual niño pequeño. Punto extra es cuando aparece alguno de los personajes Disney que casi tienes que competir en velocidad con todos los pequeñajos que pululan por el parque en plan ¡GOOFY SOY TU FAN NUMBER ONE! ¡QUIERO UNA FOTO! No, aseguro que no estoy dramatizando, también os digo que competir con los niños es muy complicado.

8. Emociones fuertes: Aunque Disney no es de emociones extremas si que juega una baza importante y es la emoción e intensidad que provoca todo el ambiente del lugar, así Indiana Jones Adventure, Tower of Terror o Space Mountain: Mission 2 sacian a los amantes de las atracciones más emocionantes. Tienen el punto justo entre decoración y emoción.

X-Wing en la entrada de Star Tours en Disneyland Paris

9. Renovación: Walt Disney decía que "Disneyland nunca estará terminado. Seguirá creciendo mientras exista la imaginación" Así es, en ocasiones se dan las actualizaciones de atracciones (Space Mountain, Star Tours, Pirates of the Caribbean), así como múltiples nuevas atracciones con la última tecnología.

10. Campañas de publicidad: Si Disney son expertos en marketing es por vender bien el producto, las campañas vía web, YouTube (con canales corporativos de los diferentes parques), webs de atracciones/espectáculos/temporadas.

Escena de El Jorobado de Notre-Dame en el espectáculo Disney Dreams! en Disneyland Paris

PD: Aunque lo pueda parecer por el título algo que no me gusta de Disneyland es It's a Small World ¿Puede haber alguna atracción más moñas que esa? No.

3 comentarios:

  1. Uau!!!! Que chulo. Eres el prototipo de target de Disney y la prueba de que los parques de Disneyland cumplen con su objetivo, levantar pasiones y dejar boquiabierto a todo aquel que lo visita!

    ResponderEliminar
  2. Dios Fer.....me encanta!!:D
    Ya me he hecho fan number one de tu blog, ese decalogo es 120% real....

    Ya te ire dando información secreta de primera mano...:D

    ResponderEliminar
  3. ¡¡me encanta!! comparto al 100% el decalogo... ays... una cosa q no comparto es sobre It's a small world, porque la primera vez q fui a Disneyland Paris, con 11 años, me cautivó esa atracción... muy moña, pero me encantó! jaja

    ResponderEliminar