martes, 12 de febrero de 2013

10 cosas imprescindibles que hacer en un parque Disney


¿Es tu primera vez en Disneyland? ¿Te han dado la sorpresa de este viaje? ¿Estás emocionado ante tu visita? ¿De repente te has sentido cual niño pequeño que le van a llevar a Disneyland? Claro, porque vas a ir a Disneyland, menuda tontería, pues si. Ha llegado ese momento que todos estabais esperando: 10 cosas imprescindibles que hacer en un parque Disney. Muchas de ellas sin darte cuenta y otras de ellas muy conscientemente

El mundo real... ¡Nuestras ganas!

1. La emoción al llegar. Siempre hay alguien que va por primera vez a Disneyland en un grupo. El resto de seres le miran con una cara entre tierna y con una mano sacan la cámara para grabar sus primeras impresiones "Ohhh ya estamos llegando" "¿Ah si?", casi parecen un perro que alzan las orejas cuando escuchan la palabra "comida". Así pasará hasta que se vea algún símbolo del parque. Entonces se levantarán aplaudirán y casi se mearán encima de la ilusión.


Allí abajo la gente se hace muchas fotos, os lo digo yo

2. Fotos sonrientes en la entrada. Un clásico, las entradas de los parques son los lugares no oficiales para hacerse la foto de grupo. Aún no se les ha ocurrido poner un fotógrafo oficial y cobrar por ello... seguro que si alguno de la compañía lee esto les he dado una idea ¡¡¡¡¡Regaladme un viaje con todos mis amigos!!!!! Qué mínimo que eso ¿no? Guiño, guiño. Si hasta tengo seleccionados a mis amigos... Venga va, por fi, por fi, por fi.


Pluto: Ya vienen los visitantes
Donald: Si, y los niños
Mickey: Voy a llamar a un taxi y me voy corriendo

3. Luchar por conseguir una foto con alguno de los personajes: Lo que aparentemente es una cosa sencilla, hacerse una foto con uno de los personajes Disney, se convierte a veces en una misión imposible. De repente sale del backstage un personaje, lo ves, te diriges a él, pero cuando parece que tienes el objetivo a tiro suena como una estampida, si, son un grupo de niños corriendo, te arrasan, llevan por delante y acaban poniéndose junto al personaje. Acabas de perder tu oportunidad, tendrás que esperar a ver un próximo personaje y hacer una técnica de ataque antes de la estampida ¡Esto es la guerra!


A Cruella de Vil no le gusta la gente feliz. No le gustas tú. No se gusta ni ella misma

3. Dar saltitos cual quinceañera con carpeta enamorada: en plan "Si, estamos en Disneyland, yujuu, que guay, me encanta, bla bla bla Girl Power!" esto suele suceder cuando uno entra a uno de los parques por primera vez, sobre todo al llegar a Main Street y ver al fondo el Castillo X dependiendo del parque en el que uno se encuentre. Parece que te acabas de enamorar, pero no, es el efecto Disney casi más poderoso que el efecto Axe.


¡Nos vamos a perder cuando Mickey desaparece en el escenario! ¡RÁPIDO!

4. Correr. Si, tan simple como eso. Cuando estás allí parece que tienes prisa por poder ver todo, desde que te pones a mirar el panel de horarios de la plaza central para descubrir que hay poca cola en una atracción, cuando sales de allí te das cuenta que el desfile, que si el espectáculo empieza a tal hora ¡Y no te olvides que sacaste el Fastpass para Peter Pan's Flight y evitarte las 2 horas de cola!


¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

5. Homenajear a un amigo que no haya podido ir al viaje: Aunque todo está basado en hechos reales, ésta es de las más curiosa. Por ejemplo puedes sacar carteles en la Tower of Terror en plan "Fulanito tendrías que estar aquí" después coger la foto, un marco para la misma y cuando regreses a tu país regalárselo con una sonrisa de oreja a oreja junto a unos mapas de los parques y una chapa de recuerdo de "Primera visita".


"Esta es mi atracción favorita y la defenderé a capa y escapada" ha comentado un lector

6. Cada uno tener que elegir su atracción favorita del parque, para discutir porque es tu favorita: Disney sabe que todos no somos iguales, a algunos les gustan las princesas Disney, a otros los piratas, algunos son fan de Iker Jiménez los fantasmas, algunos quisieron ser astronautas de pequeño o sois más clásicos y os encanta Mickey Mouse. Cada uno disfrutará más de una atracción que otra y tratará de imponer a sus compañeros de viaje sus gustos.


Muy pequeño terrorífico el mundo es en esta atracción

7. Elegir esa atracción horrible. A poder ser It's a Small World ¡Si hasta se meten con ella los propios de Disney! Entre anuncios de Disneyland, o en las películas de El Rey León y El Rey León 3Con toda la razón del mundo, es la atracción que Walt Disney NUNCA debería haber creado, hasta en Los Simpsons se han metido con ella... bueno ¡Y con todo Disneyland! Ver el capítulo de Itchy Scratchyland y en el que visitan el parque de Duff.


Me lo llevo todo, como si fuera las rebajas de El Corte Inglés

8. Salir cargado de bolsas llenas de peluche: Las técnicas de marketing son muy buenas, te vas a llevar pins, peluches, libros sobre la historia del parque, multitud de peluches de todo tipo ("Mira, para mi chico", "Ains, para mi amigo", "Éste le va a encantar a mi madre"...), las típicas orejas de Mickey... aunque actualmente también se encuentran muy de moda las de Stitch.


¡Vamos a morir! Ah que no es de verdad, menos mal

9. Gritar: en Big Thunder Mountain, Tower of Terror, Space Mountain... de la emoción, de la velocidad, de los giros, en el desfile... Cuando descubres que acaba de salir tu personaje favorito a hacerse fotos, y al mismo tiempo gritas por todos los niños que sabes que van a ir corriendo como si regalaran una piruleta o algo así.


Esos brazos ¿Son de verdad? Pero si Peter Pan no estaba cachas...

10. Enamorarte de un Cast Member: Si, porque a veces la selección de CM -ver el concepto en una entrada anterior- son tan monos, adorables y simpáticos que te darían ganas de llevártelo a casa. En un caso real en un parque de Walt Disney World un chico se enamoró de un CM, y el CM también, amor a primera vista, por desgracia para ambos duró ese viaje... pero según me contaron fue muy bonito. El amor está en todas partes.

Espero que imprimáis esta entrada, tengáis en cuenta mis consejos y hagáis todo esto, seguro que seréis todavía más felices.

Muy pequeño el mundo es, muy pequeño el mundo es... lo peor es que la canción, la jodía, se pega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario