sábado, 12 de marzo de 2016

Trackless Ride System: Un campo, un lago, una mansión, una cocina y un baile


De todos es sabido que los parques Disney utilizan la última tecnología para sus atracciones. Entre sistemas de audio que hacen que se pueda escuchar música en una montaña rusa a toda velocidad, lanzar un ascensor a toda velocidad de arriba pa' abajo o robots que casi parecen ser personas reales.

Uno de esos sistemas usados es el Trackless Ride System, o lo que es lo mismo: las atracciones con sistema de sin circuito ¿Cómo se come esto? Pues muy "sencillo". Acostumbrados a ver como los vagones de las atracciones van siempre por unos raíles y siguiendo un camino, este sistema permite una mayor de libertad de movimientos, de interacciones y de realismo manejado todo desde un ordenador que da órdenes directamente a los vehículos para su movimiento por la atracción. Esto permite una mayor libertad y que los recorridos sean diferentes o la modificación de los mismos si se quisiera hacer una actualización de la atracción sin tener que cambiar de raíles.

Existen cinco atracciones en parques Disney around the world donde se encuentra: Pooh's Hunny Hunt en Tokyo Disneyland, Aquatopia en Tokyo Disney Sea, Mystic Manor en Hong Kong Disneyland, Ratatouille: L’Aventure Totalement Toquée de Rémy en Walt Disney Studios (Disneyland Paris) y Luigi's Rollickin' Roadsters en California Adventure (Disneyland Resort).


Pooh's Hunny Hunt - Tokyo Disneyland (Tokyo Disney Resort) (2000)

Los parques Disney americanos tienen su atracción de Winnie the Pooh (The Many Adventures of Winnie the Pooh en Disneyland y Walt Disney World) que se asemeja a las básicas como Blancanieves y los Siete Enanitos o Pinocho de Disneyland Paris. Unos raíles que nos llevan por un recorrido lleno de Animatronics, luces y un look muy bonito de dibujos animados.

En el caso de Tokyo se llevó al siguiente nivel, aunque siguiendo la misma historia que la versión original. Fue la primera atracción en utilizar el Trackless Ride System y tras pasearnos por medio de las páginas de un libro (y poder salir a posar en el propio libro que se convierte en la fachada de la atracción) nos lanzamos a su interior subidos en unos recipientes de miel que, de tres en tres, van recorriendo los parajes de Winnie The Pooh.

Desde el bosque donde vemos como Winnie sale volando con un globo, pasando por el encuentro y botes con Tiger, llegando hasta el sueño más profundo del osito más ñoño de Disney que se convierte en toda una fiesta surrealista.



ºoº


Aquatopia - Tokyo Disney Sea (Tokyo Disney Resort) (2001)

Aquatopia podría ser considerada la versión evolucionada y acuática del clásico Autopia. Cambiamos los coches a gasolina (bueno, ahora ya han empezado a ser híbridos al menos en el parque parisino que lleva desde 2010 procediendo a un cambio progresivo) por una especie de barquitos futuristas que recorren parte del lago que se encuentra en el centro de Tokyo Disney Sea, que dicen los que han estado que es el mejor parque Disney con diferencia.

Dicho sea de paso, no entiendo excesivamente cual es el concepto de la diversión de esta atracción que parece más a un relleno para utilizar esa parte del parque para algo. Curioso cuanto menos.



ºoº


Mystic Manor - Hong Kong Disneyland (2013)

La versión de Hong Kong de The Haunted Mansion es, sin duda, la más espectacular y con mayor tecnología de todas. También es la más diferente de todas. Se ha pasado de los fantasmas, aunque existe más de un guiño a la atracción original, para hacerlo más mágico. Una caja de música que al ser abierta, como si fuera la de Pandora, provoca que toda la mansión reviva y se convierta en una experiencia única acompañada por un travieso mono.

El edificio de la atracción es cuasi de cuento (como podéis ver en la imagen más arriba) inspirado en la Carlson Mansion de Old Town (Eureka, California). La sección de espera no es de las más espectáculares de una atracción Disney pero tanto el pre-show como atracción en sí es un auténtico disfrute auditivo visual. Con música de Danny Elfman (Música de cabecera de Tim Burton) que nos mete de lleno en un mundo de ensueño, mágico e impresionante.



ºoº


Ratatouille: L’Aventure Totalement Toquée de Rémy - Walt Disney Studios (Disneyland Paris) (2014)

La última gran atracción abierta en Disneyland Paris y única -algo que no pasaba, si no me falla el recuerdo, desde Space Mountain: De la Terre a la Lune teniendo en cuenta que el resto de atracciones nuevas eran versiones de otras atracciones ya creadas en otros parques Disney y Space Mountain, aunque conserva el nombre y es una montaña rusa, es completamente nueva- nos mete de lleno en uno de los clásicos recientes de la factoría Pixar y que tiene mucha relación con Francia.

El edificio nos lleva al París de la película y al restaurante Gusteau's donde se desarrolla buena parte de acción de la película protagonizada por Remy. Al entrar nos encontramos como vamos "empequeñeciendo" poco a poco hasta descubrir al propio Gusteau hablándonos desde las alturas del cartel del restaurante.

Nos convertiremos en un ratón, que es la forma del vehículo, para acompañar a Remy en una aventura tridimensional, con un buen uso de proyecciones, efectos y música de Michael Giacchino (Lost, Alias o Space Mountain: Mission 2)




ºoº



Luigi's Rollickin' Roadsters - California Adventure (Disneyland Resort) (2016)

En Estados Unidos ha tardado en llegar esta tecnología pero ha sido este año cuando lo ha hecho. Luigi's Rollickin' Roadsters en la zona de Cars Land. Si el resto de atracciones tienen su punto de locura, no vamos a negar que en esta ocasión la ida de pinza que se montan es aún mayor.

Nos encontramos en un baile, pero es un baile muy particular porque se hace por medio de los coches, basándose en la película Cars 2 y con Tony Shalhoub poniendo nuevamente la voz a Luigi en la canción que suena y se baila en esta atracción. Yo nunca he visto bailar a coches pero viendo el vídeo me parece una de esas atracciones "sencillas", aunque el sistema de funcionamiento no lo sea, pero muy divertidas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario