sábado, 23 de septiembre de 2017

La terrorífica evolución del Halloween de PortAventura


Nos tenemos que remontar muchos años, muchos muchos años, exactamente nos vamos hasta el 2000. Tres años después que Universal hubiera entrado a gestionar PortAventura decidieron que era momento de implantar una de las tradiciones americanas que, por aquel entonces, no era tan popular en nuestro país: Halloween. Universal si que tenía experiencia en estas celebraciones con sus populares Halloween Horror Nights que llevaban desde 1991 aterrorizando a los visitantes de Universal Florida y desde 1997 a los de su parque en Hollywood. Y parece que una de las posibilidades era que PortAventura acabará teniendo algo similar. Pero ya se sabe, las historias van teniendo giros de guión y la del Halloween de PortAventura no es menos.


El año 2000 fue en el que abrió Sea Odyssey, la primera atracción con marca "Universal", en el parque y con la llegada de octubre PortAventura se recubría de telarañas, calabazas y esqueletos para dar la bienvenida a Halloween. 


El Establo del Terror -gestionado por la empresa Pasaje del Terror, responsable en aquel entonces del que había en el Parque de Atracciones de Madrid, y en siguientes años renombrado como El Establo Maldito- recogía los mandamientos originales de los pasajes del terror, aquellos que nacieron a finales de los 80. Personajes de películas de cine de terror que se encargan de perseguir a los intrépidos que decidían acercarse a este lugar señalado por algunos esqueletos desde el camino principal de México a las instalaciones de El Reposo. 

Uno de los espectáculos que más ha hecho por el gay friendly nos lo encontrábamos en La Cantina de México. Allí varias veces al día se representaba El Diablo dijo sí, un espectáculo donde descubriremos de todo lo que es capaz una persona por convertirse en un malvado demonio y lo hacía con ritmos que iban desde Thriller de Michael Jackson hasta el I will survive en aquella versión noventera de Hermes Houses Band y rodeados de Drag Queens. Todo ello ambientado en el cambio de milenio aunque en realidad 1999 sólo escondiera el número del diablo al darse la vuelta: el 666. Todavía es recordado por todos aquellos que lo vivimos y espero que algún día regrese al parque para darle ese toque de color-irónico a Halloween.

Este primer año de Halloween también se estrenaba con La Selva del Miedo, un recorrido que desde la plaza de La Cantina hacia la China nos recordaba que a veces no es necesario un lugar completamente cerrado y angosto para pasarlo mal. Un pasaje del terror que entremezclaba el aire libre con el interior de la pirámide y donde todo podía suceder. En el Far West a lo largo del día podíamos ver a Los No Muertos de Penitence, una banda que tocaba para los que estaban comiendo en uno de los restaurantes (¡Estuvieron diez años!) y al caer la noche podíamos ver La Parada de los Monstruos que invadía la avenida principal de Penitence.


Parece ser que la cosa funcionó bastante bien por lo que en el 2001 volvería la fiesta de Halloween continuando con los espectáculos que habían sido testados el primer año y que al funcionar tan bien se decidieron continuar. Una nueva imagen promocional con un payaso al que no te gustaría encontrarte en la oscuridad de tu cuarto... ¡ni en la luz! ¡ni en ningún lado!

Este, además, fue el año de la apertura de la segunda atracción con mano Universal: Templo del Fuego. Fue la última que abriría con el equipo americano y, como el ambiente de Halloween, se notaba quien estaba detrás y el detalle que le ponían a todo.


Para su tercer año, 2002, el parque ya se había convertido en resort (Universal Mediterranea) por lo que las celebraciones se extendían desde PortAventura hasta los hoteles recién inaugurados. Recepcionistas zombies, calaveras, telarañas… y hasta un pequeño pasaje del terror, aseguro que muy mal rollero, bajo el nombre del La Hacienda Encantada en las instalaciones del Hotel El Paso. La celebración iba ganando puntos y PortAventura seguía siendo el primer parque en implantar la festividad de Halloween algo que a día de hoy se ha extendido al resto de parques españoles.

El parque acogía un nuevo pasaje del terror que se unía a toda la oferta presentada el año anterior: La Mina del Diablo. Aprovechando las eternas colas de la montaña rusa El Diablo, se construyó un pasaje donde unos mineros se han vuelto zombies y se ha liado parda… los trenes circulan a toda velocidad casi haciendo vibrar el edificio y nosotros nos movíamos entre invernaderos mutantes, instalaciones chispeantes y un espacio minúsculo donde no sólo mineros nos aguardaban. Además se podía seguir disfrutando de El Establo Maldito y La Selva del Miedo.


En 2003 decidieron que era hora de perder la cabeza. Estando Universal metida de lleno en la gestión del parque, reaprovecharon el personaje del Cortacabezas que había sido protagonista el año anterior en las Halloween Horror Nights de Orlando. Anuncio televisivo, promociones y el personaje que debutaba por las calles del Far West, lugar donde había la mayor concentración de animación junto con México. Estos eran los dos lugares donde la fiesta de los muertos se dejaba ver de forma más intensa. Era justamente el año que Lunae publicaban Hipnotizadas donde decían "El ritmo nos hará perder la cabeza" ¿Casualidad? Creo que no.

Al Cortacabezas decidieron añadirle un tipo de persona que ya nos acojonaba de pequeños y de mayor nos ha producido mal rollo (menos la familia Aragón): los payasos. Así entre la Stampida y el Tomahwak se construyó el Psycho's Circus. Un lugar para amantes del circo sangriento lleno de personajes malrolleros, payasos y seres del más allá. A cambio de decir hola a los payasos dijimos adiós al Establo lleno de personajes de películas que pasaba a mejor vida… o a otra vida.

En los espectáculos nos encontramos cosas surrealistas en ¿Marcianos aquí?, con una invasión de ovnis que llega a PortAventura e invade el Gran Teatro; La Hora Gore donde el popular Maverick hacia los trucos de magia más oscuros y no aptos para todos los públicos; Salón de Medianoche o El Baile de los Vampiros.

Holiiiiii, estoy loquiiiiiiiiiiii

En el 2004 la gran novedad fue el traslado, y extensión, de La Selva del Miedo desde los territorios mexicanos hasta llevarlos a la Polynesia para convertirlo en el pasaje al aire libre más grande de Europa porque, claro, en el resto de Europa con el tiempo lo de un pasaje al aire libre tiene la cosa bastante compleja. Ganaron en espacio, recorrido y ambientación. Los árboles, la vegetación y el humo que se veía desde la lejanía le daban a todo un toque absolutamente terrorífico.

También se inauguró la secuela del Psycho's Circus bajo el nombre de Psycho's Circus II: La Venganza que supuso una serie de cambios en el pasaje original pero siguiendo con la misma ambientación.

Éste sería el último año en el que Universal se encontrará como gestor del parque tras la venta de las acciones del mismo. También sería el último en el que el nombre de Universal aparecería en todos los lugares aunque conservó, hasta día de hoy, las licencias de los personajes más populares como el Pájaro Loco o Betty Boo.

Mira que me levanto, ¡QUÉ ME LEVANTO! ¡QUE LA PAELLA NO ES ESO QUE ESTÁS COMIENDO! ¡ESO ES ARROZ CON COSAS!

Saltamos hasta el 2006 para recoger alguna novedad destacable, el parque reconvertía su saga de los payasos en una sección de Penitence, oscura y hasta ahora nunca vista para su nuevo pasaje del terror: Horror in Penitence. Un sheriff que se encuentra en unas extrañas condiciones y una serie de personajes que recorren  los lugares más tenebrosos del pueblo.

Mayas, fuego y el año del fin del mundo. Esto no pinta nada bien.

Vámonos hasta el 2012 donde el parque, tras el cierre de La Mina del Diablo, le buscará un sustituto. Así llegamos a Templo del Fuego: La Maldición Maya donde nos metemos en un pasaje del terror que recorre la cola de la atracción y en su interior nos enfrentaremos a una recreación del fin del mundo.

Esta gente tiene mala cara, ¿Eh? Y van un poco corvados. Creo que un fisio les vendría la mar de bien.

Habría que esperar hasta el año 2013 para descubrir un nuevo pasaje del terror [REC] Experience que se ha convertido en el último clásico del parque y donde podemos descubrir buena parte de sus películas gracias a la colaboración que hubo entre Filmax y PortAventura en su creación. Con el estreno de la cuarta entrega –y última, esperemos, porque no era necesaria y mucho menos ese final “abierto”- el pasaje se actualizó con nuevas escenas ambientadas en la película pasando así desde una boda, un edificio de Barcelona hasta los camarotes de un barco sin inmutarnos y renombrado como [REC] Apocalipsis.

Por el poder de mi mano yo te invoco, Ohh, espíritu de los éxitos del verano 2003... 

En 2016 Horror in Penitence se daba un lavado de cara, de escenas y de personajes, aunque el sheriff seguía en su puesto de trabajo, para reconvertirse en Horror in Texas y ser un pasaje del terror permanente durante todo el año pero también de pago cuando antes era gratuito durante la temporada de Halloween.

Las caras son de "No hemos traído lubricante y esto nos va a doler"

Al mismo tiempo que se decía adiós a Universal, Halloween seguiría arrastrando de los éxitos que había acumulado hasta el  momento pero si es cierto que fue un punto de inflexión para sus celebraciones. Algo que ya se denotaba desde las campañas de publicidad como la propia inversión y el nivel de “intensidad” que iba cambiando cada año. En la última época de Halloween, el terror parece que ha huido a otros parques españoles como Parque Warner o el Parque de Atracciones de Madrid, sobre todo este último, que han conseguido hacer una serie de pasajes del terror, scare zones, desfiles muy interesantes y donde realmente uno lo puede pasar mal. PortAventura ha decidido quedarse con su público familiar que ha añadido un pasito más para seguir desvirtuando el concepto original del parque, y del propio resort, para convertirse en una extraña mezcla de atracciones, espectáculos aderezados con mucha publicidad por todos lados. Lo que se hace en Disneyland pero mal hecho, italianizado (en modo Telecinco en los 90) todo el parque haciendo una serie de shows que parecen clones unos de otros dando igual casi que sea Halloween, Navidad, temporada baja o temporada alta. La inversión cada año parece que ha ido decayendo, no sólo en las propias instalaciones sino en los creativos del parque.

Hubo un amago algún año en entremezclar, o al menos anunciarlo así, la creación de dos Halloweens diferentes: uno familiar y otro más para adultos pero se quedó en un quiero y no puedo porque aún teniendo varios pasajes del terror para público adulto fuera de esos lugares el ambiente no transmitía esas sensaciones de pasarlo mal.

Estos esqueletos dan más risa que yo haciendo un movimiento de melena

En 2017 se volverán a disfrutar de La Selva del Miedo[REC] Apocalipsis, el pasaje del terror ambientado en la saga cinematográfica; y el Horror in Texas, que ya se ha quedado permanente. Se repiten varios espectáculos de anteriores temporadas, más números musicales y mucho ambiente "Family friends".


Disculpad, ¿ME PODÉIS DECIR POR QUÉ TARDA MI HAMBURGUESA? ¿EH?... Ains, perdonad, ya me voy

Uno de los eventos que animaba mucho este Halloween era el Halloween Voyage que la web de PAC realizaba año tras año. Lo hizo desde 2002 hasta el 2011 en PortAventura, después decidieron que lo mejor era volar hacia otros parajes y empezaron a hacer viajes internacionales… entonces perdió la esencia y unos cuantos nos bajamos de aquel viaje que se había convertido un clásico (casi) todos los años en el mes de octubre. Algunos hemos decidido este año recuperar ese espíritu en formato minimalista, y tanto.

¡Hola señor Calabaza! Bueno, y toda su descendencia... que ha llegado a haber hasta 10.000 calabazas por todo el parque

¿Gritaremos de terror? ¿Gritaremos por las largas colas? Sea como fuere, Happy Halloween!

No hay comentarios:

Publicar un comentario