domingo, 6 de noviembre de 2016

Expedición Orlando: En realidad disfrutamos más que los niños pequeños

La Expedición Orlando al completo... excepto los dos últimos que no sabemos quienes son

Expedición Orlando: En realidad disfrutamos más que los niños pequeños es la página base sobre todo lo que he hablado sobre este viaje. La entrada está llena de anécdotas del viaje en cada uno de los parques, en sus trayecto o en los viajes de avión y por las carreteras de Orlando. Incluye enlaces a otras entradas donde se habla de la preparación, de los parques uno por uno o de las frases más top que se dijeron.



EL DÍA DEL VIAJE DE IDA:
MADRID - MIAMI - ORLANDO - NUESTRA CASA

Los festivos, esos maravillosos días donde no hay nadie, excepto tú a las ocho menos cuarto de la mañana. Después de diez años de mi primer intento a ir Orlando ya es la hora de ir. 11 días, 6 parques temáticos, 2 acuáticos y 1 centro de ocio. Ese es nuestro plan.

Pues parece que nos vamos a Miami. Que empiece a sonar la canción de Will Smith,

La cola de facturación de “No pasa nada que vamos con mucho tiempo de sobra y llegamos”. Pues tanto, tanto no es. Entre la facturación, el tener que ir a la Compañía con la que vamos a coger la conexión que nos den un montón de pegatinas, que comamos antes de salir y que llegara el momento de alcanzar la T4 Satélite donde, parece, que salen muchos de los vuelos transoceánicos. La expedición no estaba muy a favor de mi etiqueta de la maleta “Si tocas mi maleta no estás seguro”, porque los americanos están muy sensibles con esos temas, finalmente la quitaría al llegar a destino por si acaso… aunque nadie dijo na de na.

Estamos pasando un túnel hacia el otro lado. En busca de nuestro sitio.

Se coge un monorail para llegar, el espíritu Disney se encuentra ya presente en Madrid y al llegar a la estación no he podido evitar un “Pero y esta atracción, ¿Cuál es?”.  Al llegar al otro lado hemos visto a algunas personas corriendo nada más salir, pensábamos que eran unas ansiosas pero la realidad lo que eran es inteligentes. Subimos unas escaleras mecánicas y nos encontramos con el pastel una cola digna de una atracción recién inaugurada para el control de pasaportes. La rehostia. Entonces un policía iba diciendo “para los internacionales por aquí, los europeos por este lado…. Venga rápido que van a perder sus vuelos”. ¡Menos mal que íbamos con tiempo! Porque después de superar este control, andar más pasillos y parecer que estábamos llegando a la puerta de embarque… ¡Un nuevo control de pasaportes! No sea que en ese tramo que hemos pasado de un lado a otro nos hubiéramos adjudicado un cuchillo, una modificación de nuestra cara o nos hubiera dado un toque psicópata estupendo.

Muchas horas por delante. Muchas películas por ver.
Sentados en el avión, de Iberia, calidad de la tierra de toro, nos encontramos con una manta y una almohada. Afortunadamente Iberia mola, eso es así, y cada uno de los asientos cuenta con pantallas individualizadas donde se puede seleccionar una variedad de programación que da gustico. Vamos, que era como hacerse una sesión intensa en el cine pero subido en un avión a miles de kilómetros en las alturas y con destino la puta diversión.

Escuchando Into the clouds de The Sound of Arrows

Tampoco entiendo el motivo por el cual la comida de los aviones es una mezcla tan rara entre pollo con judías verdes y en un espacio ridículo para comer. En la música se podía elegir un poco de todo, estaban hasta los Tachenko con su último disco.  Me vi Deadpool, Mejor Solteras, Kiki: el amor se hace, y los mejores momentos de la gira de Miley Cyrus.

Epic win: Hacer popó en el baño del avión y sin hacer virguerías

Simba se ha hecho amiga de la chica que tenía al lado que iba camino de Perú y en España trabaja en un centro de asistencia a mujeres maltratadas.

Alburquerque. Aunque para mí siempre será el español, el del Contempopránea.

Entre dormir, pelis y demás hemos sobrevivido al viaje y llega el momento de enfrentarnos a los Estados Unidos. Cuando os digo que es igual que en las películas es que es igual. Nada más poner un pie en el Aeropuerto de Miami comprobamos que los policías son igualitos a los de las pelis y series, desde los latinos a los típicos americanos. Hasta había una mujer que parecía querer imitar a una de las protas de Cecil B. Demented, hemos pasado un test que a todos nos decía “Mira, venga tira a que te vean nuestros polis y te forren a preguntas”.

Nuestro policía en la aduana de Estados Unidos era el doble de éste. Iba vestido, eso sí. Una pena

Ha sido momento nerviosismo total, estábamos a un paso de superar la prueba de Popstars: todo por un pase a Estados Unidos. El policía que nos ha tocado era como el doble del actor de How get away with a murder que ya había hecho de policía en Orange is the new black. Hemos tenido que recoger de nuevo el equipaje que volvería de nuevo a otra cinta para el siguiente avión. Ha sido algo como interminable. 

El golpe de calor al salir del aeropuerto en Orlando

Y como si fuera un Deja Vú de nuevo nos vimos cogiendo un monorail de terminal en terminal para poder llegar a la que nos correspondía. Mientras una duda corría sobre nuestras cabezas, ¿A qué Hollywood hace referencia en el mapa que aparecía en el avión en el estado de Florida? ¿Hay más de uno? ¿Qué es el gran meteorito que hay en medio del Atlántico? ¿Cuántos misterios nos esperan?

Y esto es casi lo primero que vemos al salir de la zona "segura" del aeropuerto

El viaje de Miami a Orlando dura sólo 38 minutos según indica. El avión es cuasi digno de Ryanair y es que ese trayecto para ellos es como quien coge aquí a un bus para ir de un punto al otro de la ciudad. Mientras nosotros íbamos para Orlando, nuestro amigo Sebastián ya estaba allí. Llevaba unos días mandando fotos y ya había vivido ese momento que en un parque acuático le echen por estar a punto de caer una tormenta o vivir experiencias intensas en EPCOT (Sí, alguna atracción intensa hay).
Aquí, eligiendo coche. A ver el cinturón, el retrovisor, el musicón...
El vuelo pasó en un pis pas, entre lagos, más lagos, nubes, algo de Tierra y aterrizando cual Campanilla en el País de Nunca Jamás... ¡y viendo la primera tienda Disney en el aeropuerto!. Una vez recogimos las maletas, que anda que no hay vuelos, nos quedaba acabar de rematar con el coche que alquilamos. No hubo ninguna pega al ir a recogerlo con el único pero que ¡PODÍAMOS ELEGIR EL COCHE QUE QUISIÉRAMOS! Y no, no les puedes dar esa opción a 5 personas cada uno de su padre y de su madre, porque sucede que no sabes que elegir. Casi nos pasó eso, pero seleccionamos el más grande.

Bienvenidos a nuestra casa... Wait? ¿Y ESAS LUCES ENCENDIDAS?

Coche. Maletas dentro. Revistas frikis gratuitas. Atardecer en Orlando. La carretera. El GPS y el destino que era encontrar la casa que, por lo que habíamos visto, parecía que iba a ser muy de Mujeres Desesperadas... No sé cuanto tiempo estuvimos por las carreteras pero vimos más accidentes que todo lo que quedaba en verano en Madrid.

Por la revista que habíamos cogido descubrimos que en Orlando está el McDonalds más grande del mundo, Mushu, que conducía, se empeñó en decir que el primero que vio por la carretera era el más grande... evidentemente no fue así y ya nos reíamos cada vez que veíamos uno en plan "Mira, es el McDonalds más grande del mundo... Ah no"

Tras recorrer buena parte de las carreteras de Orlando llegamos al barrio residencial donde se encontraba nuestro alojamiento. Al llegar el primer misterio era ¿POR QUÉ ESTÁN LAS LUCES ENCENDIDAS? ¿HAY ALGUIEN DENTRO? Por lo que vimos por las ventanas, no, no había nadie. Debía ser que para cuando entráramos por primera vez no nos chocáramos con las cosas. Para entrar teníamos que seguir las indicaciones que nos dejaron por mail: Abrir una locker room en la entrada con un código. Nos costó un poco hasta que averiguamos como funcionaba... Sobre todo porque alguno se empeñó en decir un código que no era como válido y así no habría ni para atrás.







Hogar dulce Hogar. Nos faltó hacer una sitcom americana o algo.

La casa fue como LA CASA. De primeras también estaba puesto el aire acondicionado lo cual nos hizo muy feliz por el calor que hace en Orlando. Después comenzó el reparto de habitaciones y la okupación de algunas de ellas. Estaríamos poco rato porque Sebastián se tenía que incorporar a la expedición y debíamos de ir a buscarlo a Disney Springs donde le habían dejado algunos amigos.

Primer contacto con Disney: el edificio del Disney Quest

Ese fue nuestro primer contacto con Walt Disney World. Aparcando junto al Disney Quest y cenando pizza todos juntos con nuestro jet lag, agotamiento... pero pensando que a la mañana siguiente querríamos llegar pronto al Magic Kingdom en nuestro primer día de parques. Aunque esa noche algunas personas con insomnio decidieron que irse a las cinco de la mañana a comprar comida era una buena idea... Otros caímos moribundos a dormir, aunque también nos despertaríamos muy pronto.





Aquí ya no sé si es Mujeres Desesperadas o estamos en Melrose Place

El primer día oficial del viaje nuestro destino era el Magic Kingdom [Podéis ver las atracciones, espectáculos y crítica del parque en este enlace] pero antes aproveche a usar nuestra gran piscina privada que teníamos. Sí, que lo de Mujeres Desesperadas no era de broma, que estábamos de lujo. Y no fue el único que aprovecho esa hora mañanera del día, porque era bastante pronto las 7:30h, para hacerlo. Felicidad. Lujo. Vacaciones.

Camino del Magic Kingdom, ¿A qué parecemos una familia feliz? Papá, Mamá, los hijos y el tío perdido de la vida

Nuestras entradas en Walt Disney World, siempre había un arco que te informaba que entrabas en sus dominios, eran con aplausos, vítores y bravos de la emoción. Y al Magic Kingdom llegamos cantando el "I just want to be king" a la que Ding Dong denomina la canción de culto. El coche se quedó en algún lugar de la zona de Simba, más tarde descubriríamos que el parking se dividía en dos áreas enormes: Héroes y Villanos. Pasamos de coger el "trenet" porque había demasiada gente y decidimos caminar... No sabíamos que acabaríamos tan hartos de andar, pero estábamos tan emocionados. TANTO TANTO. Eso sí, durante el camino no parábamos de echarnos crema solar. Ha sido el viaje en donde más me lo he echado, y a tantos ratos.

Simba es nuestro Dios. Todos adorando al cartel. Y haciendo foto para no olvidarnos donde teníamos el coche

La primera parada era para recoger las entradas que llevaban ya compradas unos meses. Con nuestra reserva nos daban la tarjeta. Yo me agencié a Sebastián por si me tocaba una mujer que hablara un inglés complejo. Pero no, nos tocó una mujer de Puerto Rico, y Sebastián había estado viviendo allí. Imaginaros. Charla por aquí y por allá. Nos dio mapas de todos los parques, chapitas de nuestra primera visita en Walt Disney World (¡Uhh! ¡Somos los novatos!) y fui muy maja.

Llegando a la estación de comunicaciones: Zona de recogida de entradas, de transporte a los parques...
¡Si es como la Avenida de América!





Aquello del fondo, Simba, es todo nuestro ¿y lo de allí la izquierda que pone Universal? No, eso es territorio prohibido
Y no amigos, no, ya no entramos al parque. El Magic Kingdom se encuentra pasado un lago y rodeado de hoteles. Es decir, que el parking se encuentra al otro lado por lo que cogimos el ferry que nos dejaría junto a la entrada. El ferry es una forma estupenda de ponerte aún más nervioso ante la llegada. Pero mucho mucho... y al entrar a este parque, como a todos, el ritual del control policial que desde los atentados están muy sensibilizados con el tema en todos los parques Disney alrededor del mundo. Afortunadamente se nota que están acostumbrados y no sueles tardar más de cinco minutos en poder entrar a cada parque.

Bienvenidos al control policial del Magic Kingdom

Una vez cogidos más mapas, y entrando en Main Street nuestra primera misión no fue encontrar una atracción, fue conseguir una Magic Band que fuera con nuestro espíritu, una tarea igual de complicada que la de coger la varita de Harry Potter ¿Qué es eso? La Magic Band es una pulsera en la cual "cargar" los datos de tu tarjeta de acceso al parque. En vez de sacar la tarjeta y pasarla por la entrada, por los Fastpass, o cuando te hacías fotos con los fotógrafos del parque, todo podías hacerlo con la pulsera. Mucho más cómodo y una forma estupenda de sajarte más dinero pero con toda la felicidad del mundo. En esta expedición había desde pulseras de Stitch, Star Wars, de las básicas (ya sabéis como son los modernos...), o de Frozen.

La ilusión de llevar puesta la chapita de primera visita

El día en el parque fue muy divertido no paramos de reírnos con casi todo, sacando punta a lo que podíamos. Desde Splash Mountain y esos osos que parecían testículos gigantes, las referencias sexuales y ese conejo al final que le falta decir "Todo ha salido a pedir de Millhouse". 

A media tarde, tras montar en varias atracciones, descubrimos lo que son las famosas tormentas tropicales. De repente al salir de Pirates of the Caribbean vemos que la tienda está llena de gente y es porque está lloviendo a mares. Pero a mares, a mares, de eso que dices "Esto ya no para en todo el día", pero ya sabes por experiencias de otros amigos que eso no es así. A los 5 minutos deja de llover y poco a poco todo se seca. Casi por magia. Aunque esa magia no hace que haya desfiles que se retrasen o no se realicen. Eso si, tuvimos que cambiar de mapa del parque cada dos por tres ya que acababa empapado entre atracciones, lluvias y fuentes malignas.

¿Quién dijo que Disney es seguro? Pues las serpientes y los cocodrilos pululaban por estos lugares como Pedro por su casa

Nos enamoramos, sobre todo Stitch, del CM de It's a Small World. Una atracción tan horrible pero con un operador tan guapo al que no pudo evitar hacerle el gesto de corazón declarándole todo mi amor.. Hubiéramos vuelto a montar sólo por verle. Ding Dong dijo "Sí, ese hombre es de los vuestros".

¿Me puedo llevar esta chapa de recuerdo a casa?

Ariel's Grotto fue transformado en Ariel's Croto y no paramos de reírnos con ello todo el día. Y no, no tenemos quince años aunque pueda parecerlo. Enlazado con esto Ding Dong también nos dio una frase muy letal "En general tienden a ser muy feos" no, no son los escrotos sino la gente que veíamos por el parque.

La misteriosa grúa del Magic Kingdom que aparecía en todas las fotos de la mañana
Subir al Carrousel del progreso nos provocó mucho sueño, pero también risas como ese momento que pensábamos que sonaba un vibrador pero no, era una de depilar... pero la imagen también era algo extraña.

En el interior de este edificio habitaba un Alien chungo, ahora lo hace un Alien cuqui: Stitch.

Una de las atracciones que más esperaba era Stitch's Great Scape, sustituto del Alien Encounter y que por lo que parece tiene las horas contadas por una atracción de Rompe Ralph con lo último en tecnología virtual (Por ahora se convierte en una atracción que abrirá en fechas seleccionadas, mal síntoma), y fui muy feliz montando en ella y viendo a ese Animatronic tan cuqui que es Stitch.

Añadir leyenda

Montabas en Jungle Cruise tras una cola eterna y sí, es como La Jungla del Parque de Atracciones pero con AudioAnimatronics más guays y un guía que se mete de lleno en la acción, aunque no tanto como sus compañeros japos, Simba se metió con nuestro conductor antes de subirnos y creemos que la escuchó... pero no se cebó con ella... Sospechoso, misterioso, intrigante.


La entrada a Tomorrowland que veréis muchas veces en la visita

Tuvimos momentos de comunión como el cantar todos juntos el Hi Ho, o Ai Ho, o ¿Cómo realmente se pronuncia? de Los 7 enanitos en la película de Blancanieves cuando lo hacían en la atracción de Swen Dwarf Roller Coaster antes de caer a toda velocidad tras visitar su mina. Muy bonita esta unión, porque era una mezcla de idiomas, tanto como las diversas personas que íbamos en el tren.

Vamos a bailar (doble palmada) una vida nueva

Una parte de la tarde nos la pasamos en Tomorrowland bailando a los ritmos de DJ Spin. Era un poco todo surrealista: niños, padres, personajes de Los Increíbles, jovenzanos, nosotros... todos ahí como en plan "Joder, esto como se ha animado en un momento"

Todos estuvimos muy intensos en el espectáculo de fuegos artificiales: "No he llorado pero me he emocionado" fue la descripción de Aladdín viendo Wishes, Sólo había que echar un ojo alrededor y darnos cuenta que había ojos llorosos alrededor.

El cambio del parque del día a la noche. La iluminación ¡Ohhhh! ¡Se mueveeeee!

Descubrimos que a Sebastián se le caía la chapa de Primera Visita cada dos por tres y eso era porque sabían ¡QUE NO ERA SU PRIMERA VEZ! y también supimos lo que realmente le gustaba:

Ding Dong: Nos falta un perro
Sebastián: Ya me pongo yo a cuatro patas

Space Mountain: Una de nuestras favoritas

Por supuesto otro momentazo fue el de la princesa ante la que nos arrodillamos, todo su equipo se descojonaba y la última Space Mountain fue la de "Esta atracción nos sobra", que nuestras caras eran todo un poema (No daré pena pero nuestras fotos on ride por la mañana a ésta era como si estuviéramos moribundos). Y allí Stitch perdió, con mucha pena, su chapa de Primera visita en alguno de los giros que daban en el espacio.





SEGUNDO DÍA: 
DISNEY'S MGM STUDIOS HOLLYWOOD STUDIOS


Nuestra choza de día. Bien bonica ¿Eh?

El segundo día nos deparaba la visita a los estudios de Hollywood de Disney. La felicidad nos inundaba al coger el coche a primera hora sabiendo que estaba más cerca que el Magic Kingdom, sí, que cada parque estaba a una distancia diferente porque Disney World tiene una extensión de 11.000 hectáreas que es mucho según recuerdo lo que estudié en el colegio.

Llegando al mundo donde cumpliremos nuestros sueños. ¿Seremos grandes actores o directores?

Stitch comenzó el día yendo con cara de pena a la taquilla a pedir otra chapa de primera vez al haberla perdido el día anterior, pero en Disney son tan majos que se la dieron con la mejor de sus sonrisas... aunque pensaran que "Ya eres mayorcito para estas cosas".


El monstruo del Lago Disney
La primera en la frente fue la de Simba diciendo "Pues a Daisy la tienen marginada", por no haberla visto en todo el primer día. Dicho y hecho, un minuto después aparecía junto con Donald. ¿Seguro que la gente de Disney no nos espía?. En cinco minutos ya nos habíamos perdido todos a la entrada del parque. Simba también descubriría que las Tropas Imperiales son chungas y no se paran a hacerse fotos con los visitantes... después ya no querría acercarse a ninguna.


A punto de hacernos unas pajas en Toy Story Mania

Comprobamos que somos igual de pajeros que jóvenes... o menos, por la forma de lanzamiento de Toy Story Mania que era algo parecido a eso. Acabamos con la mano agotada. Piques entre todos los de la expedición entre giro y giro, que aquello entre pantallas daba una de vueltas seguro que hecho aposta para marear.

¡NOS ENCANTA LA TORRE DEL TERROR!

El momento en el que nuestra foto de la Tower of Terror no aparece al bajar. Siguiendo los consejos de amigos, decirlo a una chica que estaba allí... Resultado: Volver a montar por la face y sin hacer cola aunque perdiendo la magia de subir en un ascensor normal y corriente para llegar hasta la estación. Un recorrido por el backstage de la atracción sin querer. En la atracción hubo sustos, Stitch se acojonó casi al final al ver a un muñeco ventriluco que pensó que era una persona

Oye, que estuvimos con los Aerosmith, al menos con los virtuales

Había dos chicos monos en la cola del Meet the Characters con Mickey & Minnie a los que echamos miraditas. Todos. Bueno, todos los chicos del grupo.

Star Tours: Preparados para viajar a los universos más lejanos

En el Star Wars Launch Bay nos pusieron una peli sobre la nueva entrega de Star Wars, Rogue One, y el chico (mono) que lo presentó dijo: "Bueno, me voy para atrás a disfrutar de la novedad" como diciendo "Chavales, veo esta peli todos los días una vez cada media hora". Al salir llegas a una miscelania de cosas de Star Wars que van desde la Cantina, con alguno de los personajes que te dan sustitos sin querer, una tienda donde comprar muchas cosas y hacerse fotos con algunos personajes. Eso fue lo que hicimos: "Suena como cuando arrastran una silla", eso opinaba Mushu sobre Chewbacca tras hacernos una foto con él, todos muy felices, especialmente Stitch que lo abrazó como si fuera un peluche gigante.

¿Alguien tiene hambre? En este lugar hay que comerse todo, todo, todo... que sino te miran raro

Si sentís vergüenza y no queréis que os dejen en ridículo, no recomendamos el 50's Prime Time Café, que todo es muy de verdad: Te gritan para sentarte en la mesa, vienen y te piden explicaciones porque no te comes todas las verduras y sientes un poco de miedo... lo justito. Bueno, fuera de coñas, que es muy divertido y está todo ¡Saludos a Gary!

Aquel bosque esconde Star Tours. Casi parece un lugar secreto.

"Tenéis una foto con Olaf y yo no, eso debe de ser delito". Simba indignada hacia otros miembros de la expedición que habían acabado allí

la colección de Mickey Hipster era una chulada. Pero chulada, chulada.

Y así, de casualidad, en la cola de Fantasmic! escuchar aquella versión de Dreams Come True que no encontrabas por ningún lado y escuchaste en flashmob del 55 aniversario de Disneyland. Y te vas a quedar con las ganas de saber de quien es porque ni el CM de Walt Disney World te sabe contestar y te dice que puedes comprar el CD de Fantasmic! y casi le dices "Mira, cambiar ya Fantasmic! por favor". Aunque parece que hay mucho fan del espectáculo, exactamente dos personas delante nuestra como nuestra versión de friki en americanos (y más feíllos, todo sea dicho), que se sabían todos los mensajes de aviso del espectáculo. Salir de allí se hace de una forma elegante para echarte del parque: por los viales del lateral y encontrando "regalos" en el suelo a nuestro paso: mira, una moneda, mira una pulserita...

Hollywood Boulevard por la noche

Al regresar a casa en nuestro súper coche familiar decidimos parar en el Wendy's para cenar. Quien dice parar dice ir al Auto Dinner. Es algo que les entusiasma mucho a los americanos eso de no bajarse del coche, pedir y llevárselo a casa. El Wendy's lo recuerdo yo cuando había en Madrid y yo era un canijo... en fin, que el resto del grupo pensaban que era un viejo o algo. Allí intentábamos hablar con la chica en inglés y no sabíamos si estábamos esperando o no y a alguien se le ocurrió decir "Chucho que no te escucho" y de repente la voz comenzó a hablarnos en español. Así acabamos saliendo todos por la ventanilla para pedir haciendo acrobacias y atrevesando a otros miembros de la expedición. Desde entonces el Baconetor se convirtió en nuestro Dios ¡NUESTRO PUTO DIOS! ¿ENTENDIDO? Pues eso.

Acabamos regresando y observando nombres de lugares, ¿Sabéis que pasábamos todos los días por un lugar llamado Secret Lake? ¿Sabéis que eso tiene nombre de localización de slasher de los 90? ¿Sabéis que ya no somos adolescentes?. También empezamos con "Cosas típicas de Estados Unidos que tenemos que hacer antes de irnos"

Lo que no sabíamos es que el terror nos acompañaba y al llegar a casa, Sebastián fue a abrir la puerta y pego el bote del siglo porque se había caído una publicidad que habían metido en la puerta.


TERCER DÍA:
ANIMAL KINGDOM


Los desayunos por la mañana eran muy variados

Levantarse. Desayunar. Esperar a los holgazanes. Salir de casa. Descubrir que el móvil de Mushu, miembro de la expedición y conductor, se ha quedado sin batería por lo que vamos a la aventura siguiendo carteles. Entre ellos uno que dice "Straight Ahead" que traducimos como "Heterosexual Cabeza".

Estos pájaros daban mal rollito...

Al fijarnos mucho más en las calles descubrimos la que se ha convertido en mi calle favorita: Bear Avenue Street, ¿Será el barrio de osos dentro de Disney? Porque Disney tiene dentro de su resort un lugar llamado Celebration que es un lugar de alojamiento, como un barrio residencial.

Ah, ¡Vimos pasar un autobús escolar! Porque en Estados Unidos justo en esta época empezaban las clases. Así son los americanos. En ese momento Mush gritó "¡¡Otto!!", un homenaje a Los Simpsons.

¡EL TRENET!

Descubrimos, gracias a Sebastián, que los airbags son unas minibombas y que pueden ser muy peligrosas. Acojonante, ¿Eh?. Yo ya no he vuelto a ver a los airbags igual.

La Expedición Orlando en búsqueda de animales en uno de los recintos de Animal Kingdom

Animal Kingdom desde la lejanía deja ver Expedition Everest, su atracción más emblemática, y la construcción de Pandora. Como siempre dejamos el coche. Cojimos el trenet con la gente que habla mucho y los americanos a los que no les gusta nada ni que les roces con un dedo.

En este lugar ya teníamos la sensación de lo fácil que era perdernos y no reencontrarnos. Como se nota que no son esos parques que visitamos mil veces y nos lo sabemos de memoria.

Nos quedamos con ganas de hacer el recorrido de los Wilderness Explorers, muy Up
La primera parada era el Kali River Rapids, los rápidos con una cola que era impresionante y esa subida entre humo y humedad y todo que daba cosilla saber que te ibas a encontrar.

En Expedition Everest tuvimos delante a un chico mormón que empezó a hablar con nosotros al escucharnos berrear en español. El chico había estado dos años de misiones en Perú y había aprendido allí el idioma. El chico que me tocó cuando salimos, y volvimos a entrar, a hacer el single rider y el chico me miraba así como de forma rara que no sé si quería ligar conmigo... o clavarme una cuchillada por la espalda.

Disney + Starbucks: La explosión del consumismo
Vivimos otro momento diluvio universal pero aquí hasta parecía que estaba ambientado y todo. Era gracioso y todo. Viendo la situación acabamos en un lugar cercano comiendo pizza hasta que pasó todo el temporal. Más tarde acabaríamos viviendo el metaconsumismo: Un Starbucks dentro de un parque Disney. Is this really life?

Indignación, el Dino Institute estaba cerrado por reformas hasta finales de 2016 (Y aún no está abierto)

Como aquella Minnie del encuentro de personajes que estaba, literalmente, huyendo del photocall y cuando la regresaron posaba con pocas ganas en la foto. Mi mismo enfado al ver que Dinosaur, la atracción, estaba cerrada, con las ganas que la tenía.

Uno de los mejores lugares del parque era donde había ventiladores con agua. Nos poníamos delante como girasoles para disfrutar del momento. No sé porque la gente nos miraba con cara rara.

Esta zona de dinosaurios parece sacada de un sueño o una pesadilla

Entramos al Festival of the Lion King sin mucha pretensión más que estar sentados un rato... pero salimos cuales niños pequeños emocionados por el espectáculo. Como en la atracción de It's Thought to be a Bug con su megatron en medio de la proyección. Vamos, que nos lo pasamos en grande. En esa atracción descubrimos que Mushu & Sebastián eran expertos en romper gafas 3D como si no hubiera un mañana... Cada uno tiene que tener algo especial en esta vida, ¿no?.

Una de las cosas divertidas al terminar el día era la localización del coche. Buena parte de la población americana utiliza al técnica milenaria de: Saca la llave, lanza como si fueran los dados de El Gran Juego de la Oca y a ver donde suena. Sigue su sonido. Aquello se convertía en un festival de pitidos.

El atardecer. Una pena que no nos tocara el coche en la zona del parking de los unicornios. Jo.

"Lleva una silla eléctrica detrás del coche", comentario de Aladdín al ver a un coche con algo extraño llevado detrás. Nunca sabremos lo que llevaría realmente.

Stitch es muy chungo hasta atado sobre la fachada de una tienda

Una buena parte de los días acabábamos en el Disney Springs cenando y viendo tiendas. Porque algo que parece que tenemos claro es que nos encantaba ver tiendas. Allí se encuentra World of Disney, la más grande del mundo aunque sospechosamente no tiene buena parte del merchandising de las tiendas del parque. Stitch lo preside en un lateral echando agua a los visitantes, en otro lateral se encuentra la carroza de la Cenicienta.



CUARTO DÍA:
UNIVERSAL STUDIOS FLORIDA
 

El cuarto día nos tocaba irnos más lejos, así que había que levantarse un poco antes para ir a los Universal Studios. El parque se encuentra más al norte por lo que se tarda más de una hora en llegar. No pasa nada, estamos hecho ya al coche y el jet lag no nos ha pasado excesiva factura. Lo que seguimos sin entender es porque el GPS nos cambia la carreteras y de que manera elige a veces autopistas de peaje y otras veces no.

Sea como fuere como arte de magia, por ahí al fondo en la carretera se veía Hogwarts y la construcción del parque acuático Volcano Bay (que pinta que va a ser una pasada), y llegada a los estudios Universal. Dejar el coche en el departamento de King Kong y notar que aquí no existe la magia de Disney... pero tiene otra serie de factores que le hacen grande. Lo que si existe es el control de mochilas que aquí directamente se hace por uno de metales.

El Badulake se encuentra aquí

A primera hora unos tuvieron problemas con las entradas, otros se equivocaron de parque y entraron al otro, y el resto entramos a la primera porque somos muy listos... y nos quedamos esperando a los demás con sus diversos problemillas que estaban teniendo.

¿Las colas de espera de Los Rápidos ACME del Parque Warner? Podría serlo pero no.

Nos pasamos todo el día diciendo "Ains, y esto podría haber sido PortAventura", como cuando estábamos con los Minions en su atracción donde olía a plátano durante buena parte de la atracción. Daban ganas de comprarse plátanos de gominola al salir.

Siempre has querido hacerlo, cantar como si no hubiera mañana en una montaña rusa

La selección de canciones de la montaña rusa, Rip Ride Rockit al final todos parecíamos que estábamos haciendo nuestro propio lipdub para nuestra vida como decía Rupaul... pero al salir había vídeo on ride y algunos nos moríamos de la vergüenza.


Nos pasamos todo el día en plan WTF [mínuto 00:53 de este vídeo]. Entre los gritos de la madre y las caras del hijo. A partir de The Revenge of the Mummy, donde un trabajador consiguió que pegáramos un bote primero Stitch y seguido de el Simba. Después seguiríamos con el mismo careto en Transformers 3D o Harry Potter and the Escape from Gringotts que fue como "Creo que nos hemos corrido sin tocarnos"

Todo en este parque es "dramatizado" porque a las personas nos encanta "dramatizar"

El surrealismo nos dejó conversaciones como esta al salir de The Simpsons Ride

- Cuando te metía Maggie en la boca olía a bebé
- No sé como huelen, no tengo bebés cerca
- Qué suerte
- Aunque parecía otra cosa...

Mientras el parque empezaba a transformarse lentamente para las Halloween Horror Nights

La música del área de la atracción de Men in Black era la más molona porque sonaban clásicos de los 90 como el Scream de Janet & Michael Jackson. Todo lo contrario fue la sensación de casi quedarnos dormidos en la atracción de Terminator 2 3D.

La verdad es que viendo este cartel lo que te da es un poquito de miedo visitar a E.T.

Descubrimos que hay muchos lugares en Orlando llamados Dark Room y posamos haciendo gestos obscenos delante de sus fachadas. En Universal había una en la zona de Hollywood aunque nunca nos fijamos que era lo que realmente vendía. 

Esto es lo que se dice un lugar bien clásico

La sensación de "En este parque cuando una atracción se queda anticuada la cierran y hacen una nueva" y así es, por lo que ya hay miedo de algunas atracciones. Una de las próximas parece que será la de E.T. The Adventure donde yo me emocioné y hasta tuve que repetir. Y me volví a emocionar.

Elije a tu animal asesino favorito

Antes de irnos nos pararon para hacernos una encuesta. Ese fue el momento en el que algo cambió, Mushu dijo que le gustaba más Universal que Disney... El regreso a casa fue divertido entre discutir en que Auto Dinner íbamos a cenar (nunca conseguí que fuera el de Pizza Hut) y sobre los que se iban por ahí a follar y los que se hacían pajas. Así, saltando de un tema a otro.

Mira, a esas horas de la noche ni After ni na, comer, beber y a la cama a dormitar como un bebé




QUINTO DÍA: 
BLIZZARD BEACH / 
EPCOT (Primera aproximación)

El quinto día empezaba como siempre, casi se estaba convirtiendo en un ritual digno del Día de la Marmota pero en cuanto salíamos de la casa y cogíamos el coche íbamos a un nuevo destino. En este caso nos íbamos a nuestro primer parque acuático donde enseñar nuestros cuerpos al mundo.





Blizzard Beach fue el primero. Lo primero: los parkings no son de pago. Epic win. Lo segundo se está bien fresquito todo el día en el agua. Lo tercero: Al dejar los móviles en las taquillas la única forma de "comunicarnos" si nos separábamos era ir a donde dejáramos las toallas... el problema era cuando también nos perdíamos para encontrarlas.


Nos reímos mucho en el río loco entre el "Qué tranquilidad, esto son vacaciones" hasta cuando nos parábamos cuando había chorritos para que nos mojara... y estaban bien helados. Las atracciones de carreras. Este también era el lugar para seleccionar los PQMF que había para dar y tomar.


El acojone que había cuando íbamos subiendo al Summit Planet y viendo todo Walt Disney World desde las alturas. Los gritos que dimos al tirarnos desde allí. Lo peor es que hay hasta fotos de ese momento y de los demás sonriendo cuando uno de nosotros nos tirábamos,


Hicimos la Jennifer López en una de las cascadas de la piscina, también pusimos culito en alguna de las atracciones previo a lanzarnos por los toboganes, entre vergonzoso y sexy. A esto se le une las poses en las fotos en bañador con los fotógrafos de los parques, haciendo maravillas para tapar lorzas


Al irnos nos cambiamos en el coche, antes de llegar nos fijamos que había algunos camiones bastante curiosos.

En el parking del McDonalds descubrí este coche

Al terminar por allí, decidimos irnos a comer a un McDonalds que había al lado y que descubrimos desde las alturas de una de las atracciones. Un lugar más barato que lo que uno se come en los parques y ya fuera del griterio de todos los chavales. Después nuestros caminos se separaban. La mayor parte se iban de compras a los outlets y dos de nosotros acabábamos en EPCOT aprovechando la tarde.

Mi primera vez en EPCOT, ¿Será tan aburrido como dicen?
Observamos que en muchas tiendas existen placas con nombres "Faltan placas con Bort". Allí estuvimos montando en algunas de las atracciones como en Universe of the Energy, donde en una plataforma gigante se mueve por todo un recorrido con dinosaurios, la prehistoria y al final una especie de viaje en el tiempo hacia el futuro. En Soarin' una mujer latina estuvo dándonos conversación todo el rato... y hasta subida en la atracción ¡No dejaba de hablar!

Ellen De Generes es la protagonista de la surrealista Universe of Energy
También descubrimos el Test Track, unas risas y divertimento absoluto. y si el Mission: Space que menudo acojone de atracción que es. Más mal rollito para el cuerpo que nada. Aunque quizás nuestro momento favorito fue hacernos fotos con Mickey, Minnie, pero sobre todo con Goofy, que se emocionó con que llevara su gorra y con Baymax de Big Hero 6 que es como un oso de peluche cibernético.

En medio de los días de nuestra visita World of Disney se metió de lleno en Halloween
Acabamos saliendo de EPCOT mientras estaba el espectáculo de Innoventions estaba en su auge. Nuestro lugar de encuentro era Disney Springs pero hasta pocos días después de estar nosotros, no había comunicación directa de los parques a Disney Springs, por lo que tuvimos que irnos a un hotel cercano y coger uno de los buses para llegar allí y ser recogidos.

Llevar guantes para fregar es sexy. You know!

Esa noche nos fuimos al típico súper americano y descubrimos que los americanos lo comen todo congelado. Todo, todo, todo. Hay unas cámaras enormes donde está la comida que realmente impresiona... Empezamos a entender que estén todos como están si les sale más a cuento eso que comer sano.



SEXTO DÍA:
ISLANDS OF ADVENTURE
(Insertar la música de Jurassic Park)

Bienvenidos, por fin, a Jurassic Park

Vuelta al coche para irnos hasta las lejanías de Universal Studios. Esta vez nos toca disfrutar de Islands of Adventure y estamos igual de emocionados que cuando visitamos a su hermano mayor. Aquí ya desde primera hora sufrimos algunos "dramas": Personas que desaparecen y vuelven a aparecer, entradas con algún problema (y que viene el amigo guapo a ayudarles, qué bien se podría haber quedado con nosotros).

Dinosaurios súper cuquis que se pelean por la pizza

Aquí nos flipó la zona de Jurassic Park y todos nos creímos un poco Chriss Pratt cuando posábamos delante del famoso arco con la música clásica de la primera película. Lo que sucedía es que sólo tenían comprado los derechos de esa canción, y su versión hawaina, porque no se escuchaba ninguna otra en esta zona.

Superhéroes para todos, como si fuera una oferta de helados

Vivimos la ansiedad de encontrar las máquinas de refill, no sea que no tuviéramos suficiente azúcar desde hace media hora y nuestro cuerpo dijera "¡Necesito más! ¡Quiero más de lo que me das!". Por suerte estaban por todo el parque y sólo hacia falta andar un poco para encontrar uno.

El vehículo de la atracción de Spiderman en versión miniatura 
La zona de Harry Potter es para fliparlo, pero aún más cuando entras en Hogwarts y montas en la atracción. Eso si que es una puta pasada, es recordarlo y pensar que WTF tan grande es todo. "Parece la cola para una entrevista de trabajo", declaró Stitch, acompañado de la ya conocida "Es la primera vez que voy a ejercer de periodista" de Ding Dong.

Pues para estar lleno de nieve todo en Hogsmade hace como que mucho calor

El caso de los lockers/taquillas para dejar cosas en general está bien, hasta que llegas a The Incredible Hulk y entonces es un caos. Hay pocas y su funcionamiento es menos práctico. Casi estuvimos peleándonos para poder dejar las cosas. Tenemos más fuerza que el propio Hulk.

El lanzamiento de cada tren de The Incredible Hulk venía acompañado por un berrido del mismísimo Hulk

El momento que en el restaurante de Harry Potter estamos tan cansados de comida americana que cogemos pescado para que sea un poco más sano. Al final ir a tirar la comida de las bandejas y que una señora nos diga que no que ya lo hace ella. Eso fue como extraño y raro.





SÉPTIMO DÍA:
EPCOT



Salir de casa y encontrarnos con tres garzas en el portal de enfrente. Mirar a la izquierda y ver a alguien segando el cesped. Observar más y comprobar que es un buenorro del palo del jardinero de Mujeres Desesperadas

En el coche sonaron en esta mañana todos los éxitos de Gloria Estefan, del Hold me, Thrill me, Kiss me al Everlasting Love.

Estas garzas no son peligrosas ni nos atacaron ni nada
En EPCOT aprendimos que, aunque puede ser uno de los parques más aburridos, hay cosas por hacer. Por ejemplo que Simba nos maldijera en Mission: Space tras acojonarla con que habían muerto dos personas por problemas de salud. Nuestra expedición se dividió en dos: una parte se fue al modo verde (menos intensito) y otra a la naranja (modo intensito). Al salir de allí, y descubrir a una chica de una universidad madrileña trabajando allí, despediríamos a Sebastián que se nos volvía a España como si fuera una expulsión de Operación Triunfo o Gran Hermano, así con intensidad, así como el modo intensito de la atracción.

Desnúdate para nosotros, querido extraño desconocido

Descubrimos que hay fans de Disney de verdad como el chico de los tatuajes que vimos en la cola de Frozen After All y al que le hice una foto trampa de La Sirenita que llevaba en el brazo. No era el único que llevaba pero si el más visible de todos. Ese hombre desnudo tiene que ser un descubrimiento tras otro.

El coche Popstars. Lo veo. ¿Quién me lo comercializa?

Mientras que en Test Track diseñamos los coches más surrealistas que se nos ocurrieron y que competían (virtualmente) durante la atracción. El mío era un coche donde sólo sonarían hits del pop de todos los tiempos en su reproductor. Una estética muy llamativa, estupendo para que los ladrones lo quisieran robar.

Jesús cree en ti, cree tú en él. Claro que sí, claro que sí

Acabar hartos de las atracciones relacionadas con los americanos, y el deseo de comer comida más tradicional que los fritos habituales. El surrealismo máximo en la avioneta que circula por las alturas del parque y que va dejando mensajes cristianos. Y no, no es broma. 

Innovemos de verdad, que este espectáculo lleva desde los noventa sin actualizarse

Esta vez si que vimos todos los fuegos artificiales de Innoventions aunque para ser una innovación deberían de renovarlo después de tantos años. Bueno, en general todo este parque necesita una renovación muy grande para hacerlo mucho más entretenido.

Disney es gay friendly. Esto era para ponerlo sobre la antenilla del coche
Una de las frases dichas durante este día, y con mucho sentido lógico, fue la de "Hay que pasar por el pabellón de Marruecos para ver a sus hombres"




OCTAVO DÍA:
TYPHOON LAGOON / 
DISNEY'S HOLLYWOOD STUDIOS (Segundo asalto)

Bienvenidos a Denny's, tu sitio de confianza

Esta mañana no tocaba desayunar en casa, era el momento de hacerlo en uno de esos lugares clásicos americanos: Denny's. Así que allí nos fuimos a disfrutar de mucha grasa y azúcar para nuestros cuerpos... e incluso algunos la combinación de ambos. En ese lugar nos atendió un chico de Puerto Rico llamado Angel que después nos dejó frases tan contundentes como "En Puerto Rico no es como en México que te secuestran, allí te matan directamente"


H A M B R E 


"Entonces se lo clavan al arce y le sacan la savia" en eso que Stitch muta su cara porque se encuentra visualizando la escena pensando en un animal hasta que después pasado unos segundos se da cuenta y dice "Ah, arce de árbol"

Recorriendo las carreteras de Orlando, como si fuéramos ya de allí.

Nuestro camino nos llevaba a Typhoon Lagoon una especie de lugar que se visita como si se acabara de pasar por allí un tornado y hubiera dejado todo patas arriba. Muy mal rollito ir en el río rápido viendo como había barcos destrozados llamados "Happy Holidays".

Nos destrozamos el culete y la espalda en alguna de las atracciones, sobre todo en los tubos que no sé que material están hechos pero nos dejábamos todo allí. 

La emoción al pasar por cada cartel de Walt Disney World

Había una montaña rusa acuática presentada por Chiquita. No confundir ni con Chiquitita de ABBA o el Chiquitito de El Perfume del Amor de Miss Tacuarembó, Justo al lado un cartel decía "Everyone needs a Deadline" y me reí porque tenía mucha razón.

Los 5 minutos más relajados del viaje fueron los que estuvimos en el Shark Reef nadando entre peces. Qué placer. Qué relax. Qué forma de meditación indirecta. Después nos fuimos a la piscina de olas que era muy creepy todo y un caos cada vez que salía la ola gigante que nos arrastraba a todos.

Muppetvision 3D, los fans de los Teleñecos van a disfrutar como enanos

Al salir de allí una parte nos dejaron, cuales hijos dejas en el parque, en los Disney's Hollywood Studios. Algunos aprovechamos para montar en Muppetvision 3D, la atracción de los Muppets que es una ida de pinza antológica pero muy divertida.

El Hollywood Tower Hotel está muy mal conservado ¡Así después se caen los ascensores!

Decidimos que era un buen momento para poner caretos en la Tower of Terror, que si ahora estoy solo, que si ahora ponemos cara de aburridos. Una excusa como otra cualquiera para poder repetir una y otra vez en la atracción que tanto nos gustaba, donde ya acabábamos corriendo por los pasillos como si aquello fuera nuestra segunda casa. Ahí descubrimos a Ed, un chico que parecía muy callado y se metía mucho en el papel de botones, hasta que descubrimos que hablaba español y nos estaba tomando el pelo. Muy majo.

También era muy divertido poder saber donde estaba cada persona de la expedición por las fotos que se iba haciendo uno con los fotógrafos del parque. Al abrir la aplicación podías ver por donde estábamos pasando cada uno.

En Walt Disney World siempre te quieren hacer cómplice de sus parques

Los fuegos artificiales de Star Wars Celebration fueron tan chu-chu-chulis... y esa organización de "Os podéis poner por dentro de la raya blanca pero fuera no" dejando así canales de paso para la gente que iba de uno a otro lado y no colapsar el parque ni los caminos.

Vamos a emocionarnos recorriendo toda la historia de Star Wars

El regreso a Disney Springs fue un "Esto no va a acabar nunca". Primero tuvimos que coger el bus que nos llevaba hasta Saratoga Springs, uno de los tropecientos hoteles que tiene el resort. Además tiene la costumbre que entre paradas apagan las luces no sé si para que nos metamos mano o que podamos dormir y descansar tras un día lleno de emociones. Tuvimos que bajar y coger un segundo bus que dio todavía más vueltas hasta llegar a nuestro destino. Pero llegamos que es lo que cuenta.



NOVENO DÍA:
UNIVERSAL STUDIOS FLORIDA (Segundo asalto) /
ISLANDS OF ADVENTURE (Segundo asalto)
Las garzas se acercan peligrosamente a nuestra casa. Menos mal que está la verja

Mientras parte de la expedición se iba en búsqueda de playas y de aventuras fuera de los parques temáticos, el núcleo duro de los frikis nos decidimos por ir a hacer otro día más en las instalación de Universal. Por primera vez usamos la aplicación Ubber y hay que decir que funciona estupendamente bien.

A la ida nos tocó un hombre llamado Alberto, venezolano que pidió asilo a los Estados Unidos y aquí trabaja desde hace años. Nos contó lo jodido que está poder salir allí adelante y más si quieres pagar un seguro médico por si quieres estar cubierto.
Aquí, lloviendo en masa.

Todo el viaje lo hicimos con el mayor tormentón que hemos visto en estos días. Y media hora después la tormenta seguía una vez habíamos llegado hasta Universal Orlando. Mientras íbamos por los pasillos comprobamos que no dejaba de llover a lo bestia... Decidimos correr y refugiarnos en el Starbucks que hay antes de llegar a los parques, y de paso tomar algo calentito. Afortunadamente esta tormenta tropical, aunque durara más de lo que habíamos visto, funciona igual que el resto y al irse empieza a salir el sol y a secarse todo a una velocidad de vértigo.

Cuando estábamos enmedio de Universal Studios nos han pedido si podíamos aparecer en una pedida de mano. Primero nos hemos emocionado pero después hemos empezado a pensar que debía de ser una gymkana o algún juego porque ha habido varias más por el parque que hemos visto. Nunca supimos que pasaba realmente.

Estamos a punto de subir en el Hogwart Express, de camino a Hogsmade y a ver Hogwarts


Los trabajadores, y más de uno y de dos, se han sorprendido con mi camiseta del grupo Detergente Líquido. Quizás puede ser porque usa la tipografía de la universidad americana y eso era lo que les extrañaba. Otro misterio sin resolver.

Krustyland: El parque de atracciones surrealsista

Al hacernos una foto con Scooby Doo y toda su pandilla, aunque Fred parece que se había perdido, y escucharnos hablar español lo que más dijeron era que las tapas eran muy pequeñas para ellos y Scooby se bailó una especie de sevillana extraña.

Aladdín y Stitch se horrorizaron con el espectáculo nocturno, tanto que decidieron que lo mejor era huír del lugar lo antes posible. Antes de irnos lo que si decidimos es que cada uno hiciera una cosa que quisiera: Aladdín se decidió por la montaña rusa, Simba se fue de compras y Stitch lo aprovecho para volver a la nostalgia de E.T, The Adventure.




DÉCIMO DÍA:
MAGIC KINGDOM (Segundo asalto)

Llegamos al Magic Kingdom
Zurg era el malo de Toy Story 2

Aquí ya el cansancio de diez días sin parar hacían mella. Tanto que esta mañana nos la tomamos con mucha calma y no llegaríamos al Magic Kingdom hasta las doce de la mañana pasada. Pero que placer tomarlo todo con mucha relajación. Esta vez, debido a la hora que llegamos, nos toca aparcar en la zona de los Villanos.



De nuevo paseo en el Ferry hasta la entrada



¡GOOFY! ¡UN AUTÓGRAFO! ¡UNA FOTO! ¡LLEVO TU GORRA! ¡I LOVE U!

Como este fue un día soleado nos pudimos ver las cabalgatas, la de Move it! Shake it! Dance and Play it! que te daban ganas de unirte a ellos. Entre medias estaba Daniel, amigo de amigos, que es bailarín de los desfiles, y nosotros nos lo pasamos muy bien... tanto como viendo las tiendas como la de The Art of Animation donde quería llevarme todo lo que pudiera para casa.

El Capitán Garfio es un defensor de los derechos del colectivo gay

El desfile de las 15h., Festival of Fantasy Parade, lo vimos tan bien localizados y como había Cast Members entregados a la causa. Yo me hubiera también unido a ellos en el número final. "Qué marica es todo... con perdón", declaró Simba tras ver los desfiles.

¿Dónde estamos? ¿A dónde vamos? ¡Pero si ni siquiera he visto la película en la que se basa esto!

Nuestra ración de americanadas la vivimos en la clásica de The Hall of the Presidentes of USA donde lo mejor de todo fue el comentario de Ding Dong que decidió renombrarlo como el Glory Hole of the Presidents diciendo "Todos se pedirían a Obama".

La Expedición tomando el fresco en la isla (y mirando al trabajador buenorro en la cueva de Big Thunder Mountain)

Visitar la Isla de Tom Sawyer es un poco de "Vaya miedito", para entrar y salir hay que coger una especie de balsa que va a la velocidad de las tortugas. Te dejan allí para jugar como si fueras un niño pequeño entre el fuerte, los túneles donde dar sustos y que parecen infinitos, ver a las ardillas que se acercan a los visitantes con toda la tranquilidad del mundo porque saben que van a darle comida aunque ponga por todos lados que está prohibido.

Ohhh, una familia de patitos ¡Qué monos!

También es el lugar para ver a los maromos que están trabajando en la mejora de la Big Thunder Mountain. Al final para regresar tienes que esperar de nuevo la balsa que te lleve a tierra firme...

Nunca está de más volver a montar en The Haunted Mansion. Qué atracción tan chula.

"Jo qué guay, estoy conduciendo". Yo mismo en el Speedway de Tomorrowland, que sólo me faltaba saludar con las dos manos a la gente que iba por las otras vías. Sobre saludar nos pasamos medio día cada vez que pasaba un tren, o un barco, saludando a la gente que iba subida en ellos. Algunos saludaban y otros... pues pasaban olímpicamente de nosotros. 

Uno de los momentos más repetidos fue lo del comunismo-unificación que era cuando íbamos con Fastpass y la cola se unía a la normal. Era como volver con la plebe, con el pueblo o como cuando se unían los equipos de diferentes islas en Supervivientes.

Un último vistazo al Magic Kingdom. Esto se va acabando

Cogimos el Walt Disney World Railroad para dar una vuelta en tren. Vivimos un momento Chris Pratt con uno de la estación en plan "No os bajéis todavía" como si hubiera algún peligro indeterminado en el anden.

Monorail, monorail. monorail, monorail...

El monorail de vuelta, canción de Los Simpsons en la cabeza, pero nuestras caras de cansados eran brutales.



UNDÉCIMO DÍA:
DISNEY SPRINGS / DISNEY QUEST
Bajo el mar, bajo el mar... Amigos de Disney yendo con sus abogados en tres, dos, uno


¿Había una competición de globos aerostáticos por las mañanas? ¿Por que había una doble de Anne Igartiburu en un cartel de la carretera? ¿Por qué nunca sabíamos donde estaba el Wendy's en la carretera si habíamos pasado tropecientas veces? ¿Por qué había una sirena en uno de los outlet? Este fue el día en el que por fin nos aventuramos a entrar en él: Pues como un todo a 1€ español pero con cosas muy frikis y recuerdos para llevar a casa.

Mr. Potato travestido como Mickey en Fantasia mientras Woody observa desde las alturas.

Este último día fue muy relajado y muy "Cada uno a vuestro rollo". Tras comer todos juntos, algunos se fueron a parques y otros nos quedamos puluando por allí. Estuvimos un buen rato ayudando a Simba a seleccionar los elementos para meter en una caja de Mr. Potato. Ella pensaba llenarla de forma elegante hasta que un trabajador le aconsejó como podría aprovecharlo más metiendo piezas por dentro del potato y apretando todo lo más posible.

Esta es la llave para la Cyber Space Mountain o como montar en tu propia montaña rusa. Muy Bricomanía todo.

Una vez conseguido el Mr. Potato perfecto nos dirigimos hacia el Disney Quest con sus máquinas retro. Sólo sé que acabé empapado en sudor con tantas máquinas de bailar, jugar a dar a los colores y demás... y como ya voy camino de viejo, acabé sentado en la zona de descanso del lugar mientras los niños seguían sin parar de montar en cosas y probar atracciones. Por primera vez me apeteció ir de compras y todo.


Al final estuvimos todos reunidos, última petición del Baconator en el Auto Dinner del Wendy's y dejar todo recogido en la casa para prepararnos al día siguiente a ir al aeropuerto y regresar a casa.



EL DÍA DE REGRESO


Y entonces llegó el momento del regreso. Entre dormidos, cansados y agotados. Ese momento suele ser en el que deseas la teletrasportación pero algunos al llegar a la parada de Miami, donde teníamos muchas horas por delante hasta coger el vuelo a Madrid. Algunos decidieron irse a conocer la ciudad, o al menos su calle principal, y otros nos quedamos tirados en el aeropuerto... comiendo en el Pizza Hut (Sí, sólo me costó trece días el ir) y sentados esperando al avión de vuelta.

Ve hacia la luz. Ve hacia el trenecito que nos lleve a nuestra terminal.

Avión, dormir, llegar, descansar y dormir más de 10 horas seguidas. Ese fue el fin.

Ahora bien, ¿El fin? La realidad es que nos lo pasamos tan bien que ya estamos pensando en donde va a ser el próximo viaje de la Expedición Orlando, que casi que voy a dejarle el mismo nombre. Hay muchos destinos frikis que elegir, y habrá que repetir en Orlando en próximos años cuando estén abiertas las zonas de Pandora o Star Wars en los parques Disney y muchas atracciones nuevas en los Universal Studios y su parque acuático... pero antes nos esperan otros lugares para ir.

Tomando el aire en el aeropuerto de Miami. 

¿Próximo destino? Desconocido... No, en realidad no y ya tiene hasta fecha. See you real soon!

-o-

La preparación de la Expedición Orlando


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada